A pesar de ser la ciudad más grande de la Región de los Lagos, Tampere todavía disfruta de las ventajas de una ciudad pequeña. El centro de la ciudad es compacto, el ambiente informal, y la gente amable. La pintoresca zona de Pispala con sus coloridas casas de madera, y las increíbles vistas de los dos lagos que rodean la ciudad sobre la cresta de Pyynikki, la cresta de grava más grande del mundo, son sólo algunos de los encantos de esta antigua ciudad industrial.

Este post también está disponible en

Tampere se encuentra en un estrecho istmo entre dos lagos, el lago Näsijärvi y el lago Pyhäjärvi. El río Tammer fluye a través del centro de la ciudad, formando un paisaje pintoresco sobre un fondo de edificios industriales antiguos de ladrillo rojo, que hoy en día albergan una cervecería local, restaurantes, clubes, museos e incluso un cine.

Tampere es para el industrialismo finlandés lo que Manchester es para el Reino Unido. De hecho, el primer uso de electricidad en Finlandia ocurrió aquí. Más concretamente, en la fábrica local de productos de algodón Finlayson, cuando encendieron la primera bombilla de Finlandia. En la vecina ciudad de Nokia, una antigua fábrica de papel se convirtió en la semilla de una de las empresas globales finlandesas más famosas. ¿Sabes cuál?

Tampere también es conocida como la «capital del teatro» de Finlandia. La ciudad siempre ha ofrecido una amplia variedad de actividades culturales, desde festivales hasta salas de conciertos, más de 20 saunas públicas y algunos de los museos más peculiares del mundo, como el Museo de Lenin.

A sólo 2,5 km de Tampere se encuentra la cresta de Pyynikki, la cresta de grava más grande del mundo formada en la Edad de Hielo. Cerca del punto más alto de la cresta hay un monumento al poeta finlandés Lauri Viita, así como el famoso monumento de la Torre del Disparo, que atrae a aquellos que buscan una vista fantástica sobre los dos lagos que encapsulan la ciudad, así como las casas de madera de Pispala.

Pispala fue una vez un barrio humilde para artistas y trabajadores de fábricas, y ahora se ha convertido en una zona residencial donde han vivido muchos de los artistas y celebridades finlandesas más famosos del país. Este barrio también alberga la sauna pública más antigua de Finlandia, construida en 1906 y todavía en uso: Rajaportti Sauna.